Dr. Vasco De Basilio

Instituto de Producción Animal, Facultad de agronomía,

Universidad Central de Venezuela. Maracay, estado Aragua, Venezuela.

 

La codorniz es originaria de Asia, particularmente de China y fue luego llevada a Japón, de donde salió en el siglo XII a Europa y luego al resto del mundo. En documentos tan antiguos como la Biblia, ya se hacia mención de la captura de cantidades de codornices (en su ruta migratoria al sur a través del mediterráneo) por los egipcios, no fue sino hasta el siglo XI cuando esta especie empezó a ser domesticado como mascotas en China.

 

Posteriormente en siglo XII, las codornices fueron introducidas a Japón, donde su principal función continuó siendo la de deleitar con su presencia y el canto del macho, esta vez a la corte imperial. De esta manera, la codorniz domesticada empezó a mostrar sus extraordinarias cualidades, inclusive se dice que el emperador de Japón se alivió de tuberculosis con base en un tratamiento que incluía el consumo de su carne.

 

En Japón, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, la codorniz empezó a ser seleccionada con el propósito de producir carne y huevos. Durante las primera década de este siglo XIX, la crianza de la codorniz ya estaba extendida en Japón que incluso podemos afirmar que era parte de su esencia cultural.

 

El periodo comprendido entre 1910 y 1940, coincidió con expansión imperial de Japón, por lo que las codornices domesticadas se establecieron en Corea, China, Hong Kong y todo el sureste de Asia.

 

Actualmente, la coturnicultura (crianza y explotación de la codorniz) se ha extendido a casi todo el mundo, debido principalmente a su exquisita carne y huevos, además de sus cualidades productivas.

 

En el aspecto científico podemos destacar a dos grandes pioneros de la coturnicultura, Pérez y Pérez y Gerard Lucotte, el primero en España publicó el manual de coturnicultura en el año 1974, recopilando la información científica y práctica de la época. Lucotte quien en Enero de 1978 en Francia elaboró su tesis doctoral en la universidad de Orleáns, cuyo titulo fue, “Estudios sobre el polimorfismo y la variabilidad genética en la codorniz japonesa”. Luego publicaría Lucotte un manual práctico en dos ediciones una en el año 1976 y otra en el año 1980, ambas traducidas al español y denominadas “La codorniz cría y explotación”. En Venezuela el primer trabajo de recopilación con algunos trabajos prácticos fue el del Profesor Fernández Alberto, quién publicó en 1965, un manual denominado cría doméstica de la codorniz auspiciado por la Facultad de Agronomía UCV. A finales de los años 80, el profesor Vasco De Basilio, inicia con un grupo de estudiantes un rebaño de codornices de los cuales el primer trabajo publicado y primera recopilación de huevos fértiles fue hecha por Martínez Carlos en 1990, donde se mostraba el estado actual de la genética nacional evaluada. El Dr. Iván Angulo se anexó igualmente al trabajo con la codorniz y realizó una evaluación reproductiva de la misma que culminó en la tesis de Barata, (1993).

 

Posteriormente se realizaron varios trabajos utilizando a esta especie como animal experimental, en la evaluación con canavalia (Ortega, 1995), Palma africana (Morantes, 1995 y Espidea, 1995), Batata (Real, 1996). En la facultad de Agronomía se dió un periodo de 9 años de inactividad. Este se inició en el 1998 donde la salida del Profesor Vasco De Basilio al exterior para estudios doctorales, redujo el interés en la UCV de esta especie la cual fue eliminada de la UCV. A partir del 2004, con el apoyo de Pablo Ravel (el abuelo), se recopiló nuevamente huevos fértiles reiniciándose la evaluación productiva y la reimplantación con el apoyo del Profesor Rafael Galíndez de un nuevo rebaño, en el cual ya se han realizado 8 tesis de grado. Los sujetos de tesis son variados: Calidad interna de huevos de codorniz (Bazarte, 2005), Sistemas de apareamiento (Mejias, 2005), evaluaciones genéticas (Vargas, 2005 y Uztariz, 2005), la valoración del material nacional (Ravel, 2006), en densidad y alojamiento (Arieta 2006 y Sánchez, 2007). Finalmente García (2007), quien en conjunto con la profesora Marta Cori, desarrolló un matadero de codornices con sistema de aturdimiento. Ya incluso en este año, obtuvimos la primera tesis de maestría, (Cori 2008) además obtenida con honores sobre la caracterización de las canales de codorniz.

 

En relación a la producción comercial hay que destacar que en Venezuela en los años 70, algunos profesionales de origen italiano, isleño y español, iniciaron en Maracay, Yaracuy y Acarigua, la producción comercial de esta especie aviar. Los señores Bellino, Esposito e Iglesias, establecieron granjas exitosas que luego produjeron material genético para numerosas granjas esparcidas en el país. Hoy día se está estableciendo una asociación de productores de codornices con el apoyo de la Facultad de Agronomía de la UCV, en la cual se están juntando los conocimientos técnicos y los prácticos para darle un nuevo empuje a la producción Nacional. Programando tesis de grado que siguen las orientaciones de los productores para que la Universidad y el sector productivo logren la mejora en productividad necesaria para dar nuevo auge a esta especie promisoria.

Historia de la codorniz en el mundo y en Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *